sábado, 14 de abril de 2018

Dogville Lars von Trier (Pelicula completa) "Una obra maestra, valiente y arriesgada."

Dice Lars von Trier que se le ocurrió hacer no sólo "Dogville", sino una trilogía entera sobre los EE.UU., cuando le acusaron con "Bailar en la oscuridad" de haber hecho un filme sobre los Estados Unidos sin haber pisado nunca el país. Parece que su miedo a volar o a viajar en cualquier transporte que no conduzca él mismo es la excusa perfecta para un planteamiento radical de puesta en escena. Pero recordemos que de las mentes más excéntricas nacen las grandes obras. En un espacio de fondo oscuro, un estudio en su más absoluta desnudez dibuja en el suelo un puñado de líneas que conforman las calles y casas de un pueblo. El atrezzo y los complementos para explicar la acción son mínimos. Tan solo la ropa y los modelos de los coches nos remiten a una época concreta: los años treinta, la época del New Deal. El personaje de Nicole Kidman, Grace, ofrece a los habitantes de Dogville su mano de obra para, como se dice en la cinta, "tareas que no necesitan" sus habitantes a cambio de esconderla en el pueblo de unos gángsters que la buscan. Poco a poco esas tareas les acaban resultando imprescindibles, y con ello es Gracela que se hace imprescindible. Una relación que se acabará enturbiando con amenazas de denuncia y situaciones de dominación. Antes del ennegrecimiento de la relación tiene lugar una de las escenas más hermosas que ha rodado el director cuando Nicole Kidman abre las cortinas de la casa de cierto personaje: esa escena es digna en parquedad, riqueza y sentimiento del mejor Ford. Tenemos en bandeja el modelo von Trier para este año: un drama, mezclado con thriller que dilata el dolor del espectador y de alguno de sus personajes para acabar en un inesperado final que aquí no revelaremos. Al método von Trier hay que sumarle su concepto de bondad infinita, un personaje con el corazón de oro capaz de un perdón infinito. Aquí es sustituido por una inocente con buenas intenciones a la que su humanidad le pasa una mala jugada, se quiebra por dentro y hace temblar la tierra. Es difícil hablar de "Dogville" sin desvelar sus entresijos, pero podríamos decir que se trata de una película con múltiples lecturas: las fotos finales que muestran a EE.UU. como un lugar del tercer mundo; la crítica a una sociedad que nos aferra a cosas que no necesitamos para luego volvernos adictos a ellas; una parábola bíblica en su sentido más amplio: el poder del Padre, el regreso del hijo pródigo, el sumo sacrificio por los demás, el "non serviam!" del Ángel caído, el anuncio del Apocalipsis, la justicia divina. Pero todo ello narrado con un minimalismo rozando lo ridículo y exasperante en la desnudez de, sí, digámoslo, un escenario y una situación teatral. ¿Es esto cine? No seremos quienes desvelemos esta cuestión. Gracias a autores como Lars von Trier, el lenguaje cinematográfico avanza o por lo menos saca la lengua a la corriente principal. Por la riqueza de su discurso es uno de los mejores estrenos de este año.


Ver más en: https://www.20minutos.es/cine/cartelera/pelicula/13260/dogville/#xtor=AD-15&xts=467263




Nicole Kidman en 'Dogville'
Título original
Dogville
Año
Duración
177 min.
País
Dinamarca Dinamarca
Dirección
 
Guion
Lars von Trier
Música
Antonio Vivaldi
Fotografía
Anthony Dod Mantle
Reparto
, , , , ,, , , , ,, , , , ,
Productora
Zentrope Entertainment
Género
DramaThriller | Drama psicológicoAños 30Vida rural (Norteamérica)Película de culto
Sinopsis
Grace llega al remoto pueblo de Dogville huyendo de una banda de gángsters. Persuadidos por las palabras de Tom, que se ha erigido en portavoz de la comunidad, los vecinos se avienen a ocultarla. Grace, a cambio, trabaja para ellos. Sin embargo, cuando Dogville sea sometido a una intensa vigilancia policial para dar con la fugitiva, sus habitantes exigirán a Grace otros servicios que les compensen del peligro que corren al darle cobijo. Grace aprenderá, de un modo brutal, que en ese pueblo la bondad es algo muy relativo. Pero ella guarda un secreto que no quiere desvelar. (FILMAFFINITY)
Premios
2003: Premios David di Donatello: Mejor film de la Unión Europea
2003: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)
2003: Premios del Cine Europeo: Mejor director y fotografía
Críticas
  • Algo huele a genialidad en Dinamarca. Lars von Trier lleva camino de convertirse, de “enfant terrible”, en uno de los genios del cine universal. Si con “Rompiendo las olas”, “Los idiotas” o la soberbia “Bailar en la oscuridad” nos revolvió el alma, con “Dogville” apunta directamente a la inteligencia y la conciencia. El suave pero inexorable desarrollo dramático de la historia -una bella fugitiva encuentra refugio en una pequeña comunidad de Estados Unidos- da un giro inesperado en el magnífico final, que obliga a reinterpretar tanto el conjunto de la historia como los diferentes personajes. La abrumadora y perversa inteligencia del danés hace que forma y fondo sean una unidad inseparable, y uno no sabe qué admirar más: si la coherencia del relato, el juego metafílmico entre el personaje del intelectual y el propio director, la mezcla y renovación de los géneros fílmicos, el decorado-escenario, el conjunto como alegoría, la fuerza de las escenas individuales, la magistral interpretación de la Kidman, la fugaz pero deslumbrante presencia de Cann o ese final operístico y demoledor. Nadie hace cine ni remotamente parecido a éste.¡Larga vida a Lars von Trier!
  • "Una grandiosa película en la que todo es único (...) Una película nunca antes vista, una singularísimo hallazgo de puesta en escena, un elogio constante a la inteligencia del espectador y a sus dotes creativas, un hermoso poema moral, un nutritivo resumen de la historia de cualquier mundo y un enriquecedor paseo por los interiores del ser humano."
  • "Cargante teatralidad"
  • "Von Trier atraviesa las fronteras del teatro de Bertolt Brecht. (...) la cámara de Lars Von Trier, inquieta e inquietante, como testigo agitado e intruso, busca y rebusca en las vueltas y revueltas de los actos y los gestos las reglas escondidas que gobiernan los caracteres y los comportamientos, desvelándolos y descifrándolos paso a paso, gradualmente, en un crecimiento dramático, tenso pero pausado y sostenido sin ningún desfallecimiento nada menos que durante tres horas, que transcurren como el breve tiempo sin aliento que hay entre respiración y respiración."
  • "Una obra maestra, valiente y arriesgada."
  • "Intrigante. Provocativa. Bellamente luminosa"

No hay comentarios:

Publicar un comentario