sábado, 17 de marzo de 2018

Vértigo frente al ocaso existencial Avant l'hiver. Philippe Claudel. Francia, 2013.

Antes del frío invierno

Antes del frío invierno

Avant l'hiver. Philippe Claudel. Francia, 2013.

Cartel de la película Antes del frío inviernoPhilippe Claudel, afamado escritor francés, dedicado fundamentalmente al género novelístico con el que ha obtenido varios premios, afronta con esta obra su tercera incursión en la dirección cinematográfica, tras Hace mucho que te quiero (Il y a longtemps que je t’aime, 2008) y Silencio de amor (Tous les soleis, 2011). En esta ocasión, se centra en la vida de un neurocirujano, quien, a partir de un pequeño incidente, se pregunta y cuestiona sobre el sentido de su vida y sobre sus relaciones familiares y personales. Ese pequeño incidente, consistente en el constante recibo de rosas enviadas anónimamente, provoca un cataclismo en la aparente tranquilidad en la que se desarrolla su existencia, la de su mujer, su hijo y su mejor amigo. Como en la reciente película vasca Loreak (Flores, José Maria Goenaga y Jon Garaño, 2014), las flores no son un arma mortal, pero pueden llegar a ser peligrosas. El guion también es del propio Philippe Claudel, quien continúa con la disección que aborda en sus novelas sobre problemáticas y dilemas humanos.
Tras un primer plano que nos sitúa casi al final del recorrido, circulamos mediante el recurso del flashback en la tormenta que desencadenan los “inocentes” ramos; tormentas, interiores y exteriores, que estallan con contención y a dosis muy medidas, lentamente, deslizándose suavemente en el devenir de las estaciones. El otoño galo está magníficamente retratado, con colores intensos y con una distancia focal larga, profunda, que permite saborear los paisajes a conciencia. El tiempo narrativo es tratado con mimo y calma y los encuadres están elegidos con virtuosismo y elegancia.
Avant l'hiverLa película, con interpretaciones y emociones comedidas, habla del devenir del tiempo, de la vejez que acecha, de la recuperación de sentimientos olvidados, de la crisis de identidad, de la diferencia generacional, de la incomunicación con la pareja y con los hijos, de la soledad. En definitiva, habla de la vida. Contiene la excelencia en el manejo cinematográfico característico del cine francés, y nos recuerda a las obras de Claude Chabrol y Claude Sautet en la utilización del travelling, en la recreación de personajes de la alta burguesía y en la estética atrayente y culturalmente elevada.
Con esa puesta en escena tan cuidada, favoreciéndose también de la belleza de interiores que sólo puede observarse en la clase adinerada y refinada que se retrata, vamos deteniéndonos en la fugacidad de la vida con planos largos, con una cámara distanciada que sólo osa acercarse a los protagonistas en los momentos de mayor intensidad. Navegando entre dos géneros cinematográficos, el drama y el thriller, Antes del frío invierno nos enseña el desconcierto de sus personajes; no resulta accidental que los dos protagonistas masculinos encarnen a un neurocirujano, cuyo trabajo consiste en penetrar en las cabezas de las personas, y a un psiquiatra, cuya labor se centra en vaciarlas. Nada es tan armonioso como a primera vista parece, y el mundo cerrado en que se desenvuelven las vidas reflejadas, las “jaulas de cristal” en las que se atrincheran, esconden secretos, desengaños, incomprensiones y rivalidades que sólo salen a la luz tangencialmente, sin muchos deseos de que alteren la supuesta convivencia pacífica. Como buen relato de intriga que se precie, tampoco carece de un cadáver (nos es narrado en la primera secuencia del film), y las intrigas y enredos van apareciendo y dando suspense a la trama.
La música juega un papel fundamental en la historia, tanto la diegética, compuesta primordialmente por la ópera La Bohème, de Puccini (que suena en un concierto, en el tocadiscos o en el coche), y por una melancólica y sentida canción marroquí contenida en una cassette, como la extradiegética, melodía nostálgica de piano que acompaña las espectaculares imágenes de la campiña francesa.
Los estupendos actores que participan en el reparto nos brindan magníficas interpretaciones, despuntando la rivalidad que se desata en la pareja protagonista, Daniel Auteuil y Kristin Scott Thomas. La reserva y mutismo que rodea su relación de treinta años de matrimonio llega a removernos y a cuestionarnos sobre las ventajas de la pasividad y el conformismo. Solvente y convincente Auteuil, tal y como nos tiene acostumbrados en su dilatada carrera, y sobresaliente, exquisita y atrayente Scott Thomas, en una interpretación que borda el vacío sentimental y existencial. No es la primera incursión en la cinematografía francesa de la actriz británica (lleva residiendo en Francia muchos años), e incluso ya intervino como protagonista en una de las anteriores películas de Philippe Claudel, Hace mucho que te quiero (2008). Richard Berry, por su parte, como psiquiatra amargado y relegado a un papel que no parece haber elegido pero que el destino le ha reservado, logra enternecer y despertar afecto. Leïla Bekhti, en su trabajo como joven de la discordia, consigue atraer a la cámara y desprender magnetismo.
Antes del frío invierno, la películaLa película también aborda los límites entre privacidad, amistad y secreto profesional. Los límites son ciertamente difusos y las rivalidades que originan el amor secreto y el correspondido son simbólicamente enfrentados en una cancha de tenis. El transcurso del tiempo en la existencia es tratado sin miramientos, con profundo reconocimiento de su brevedad, de su crueldad precipitada sin previas advertencias. Incluso el egoísmo y la falta de disposición para intentar comprender a aquellos que nos rodean y nos quieren es delicadamente revelado en la conducta del protagonista.
¿Todo cambia para no cambiar nada? ¿Nuestro destino termina siendo el mismo a pesar de los diferentes caminos que se nos presentan? ¿Somos capaces de asumir nuestra propia fugacidad y precariedad? ¿Son los silencios más expresivos que las palabras? Todos estos interrogantes, y algunos más, va desplegando el film de Claudel, sin esforzarse en demasía en buscar las respuestas; quizás no haya una sola respuesta o, posiblemente, ninguna.
http://www.elespectadorimaginario.com/antes-del-frio-invierno/


Antes del frío invierno

Antes del frío invierno
Claudel, tras los pasos de Sautet

Fernando López 
    20 de noviembre de 2014  

Ficha técnica: Antes del frío invierno(Avant l'hiver, Francia-Luxemburgo/2014) / Dirección y guión: Philippe Claudel / Fotografía: Denis Lenoir / Música:André Dziezuk / Edición: Elisa Aboulker / Diseño de producción: Samuel Deshors / Elenco: Daniel Auteuil, Kristin Scott Thomas, Richard Berry Leïla Bekhti, Vicky Krieps, Jerôme Varanfrain / Distribuidora: CDI Films / Duración: 102 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años / Nuestra opinión: buena.

No todo es tan armónico y calmo como parece en el día a día de Paul, el cotizado y prestigioso neurocirujano protagonista de esta historia en la que se hace muy visible la influencia de Claude Sautet. Basta que un incidente bastante banal altere la cómoda rutina de este sesentón adinerado y exitoso para que en él y, consecuentemente, en quienes lo rodean la paciente y bella esposa de la que sigue reposadamente enamorado y el amigo y colega que parece inseparable de los dos se pongan en duda muchas de las que hasta ahora se vivían como certezas.

Lo que desencadena esta inesperada crisis existencial ni siquiera puede considerarse un trastorno. De un día para otro empiezan a llegar al elegante domicilio conyugal anónimos envíos de rosas rojas, casi al mismo tiempo en que una bella y misteriosa desconocida de 20 años (la sugestiva Leïla Bekhti), que se dice ex paciente del doctor, empieza a cruzarse repetidamente en su camino.

Esa súbita irrupción femenina no genera en el hombre un interés erótico, sino, en todo caso, cierta inquietud, como si de pronto sintiera tambalear su hasta entonces confortable vida cotidiana y la plácida felicidad hogareña se revelara repentinamente frágil ahora que están aproximándose al invierno de sus vidas.

Un titubeo en el pulso, un vago malestar interior, una sombra de alarma, cierta confusa irritación, son pequeñas señales de una turbulencia que de una u otra manera todos probablemente percibían pero preferían esconder o negar. Quizá les ha llegado la hora de preguntarse si el bienestar de que se han rodeado no los ha sumido en una especie de sopor, si han vivido realmente las vidas que soñaban vivir o si lo que creían felicidad fue apenas una larga y placentera modorra.


Con la ayuda de actores tan excepcionales en su economía expresiva y su elocuente contención como Daniel Auteuil y Kristin Scott Thomas, Philippe Claudel expone con una sutileza que es su mayor mérito, aunque a veces de tan extrema roza lo incoloro, el vacío de lo cotidiano: la rutina del cirujano hecha de la jornada en el hospital, los partidos de tenis con su amigo de siempre, las noches de ópera, la armónica convivencia con una mujer a la que ama pero con quien poco dialoga. Ella acepta y quizá compensa tanta parquedad con la atención que el fiel amigo, que la ha amado desde siempre en silencio, está dispuesto a prestarle. En los pocos trazos con que dibuja al otro personaje masculino (Richard Berry, otro gran actor), Claudel muestra claramente cuánto aprendió de Sautet para pintar "las cosas de la vida" aunque haga aquí cierto abuso de lo no dicho y no siempre llegue en Antes del frío invierno a la penetración psicológica del maestro de Un corazón en invierno y El placer de estar contigo.

https://www.lanacion.com.ar/1745268-claudel-tras-los-pasos-de-sautet



No hay comentarios:

Publicar un comentario